5 cosas que debes saber antes de trabajar en el extranjero

Mudarse al extranjero para trabajar es un reto... Para algunos de nosotros podría ser el más grande al que nos enfrentemos. ¿Sabías que, según el BCG, alrededor del 60 % de los trabajadores están dispuestos a trasladarse? Aún así, si buscas información sobre lo que debes saber para empezar a trabajar en el extranjero, es difícil encontrar expatriados que escriben sobre sus experiencias.¿Qué necesitas para mudarte a un nuevo país? ¿Cómo conseguir un trabajo en el extranjero antes de mudarse?¿Qué pasa si no hablas el idioma del país?

 

Aquí estamos sentados en una oficina internacional, rodeados de gente de más de 20 nacionalidades – que además tienen amigos que viven en el extranjero –, decidimos preguntarles y obtener información de primera mano.

 

Después de analizarlo todo, elegimos los puntos más importantes que creemos que debes conocer desde el principio y los resumimos en este artículo. Aquí están los cinco conocimientos necesarios sobre mudanzas, la vida y especialmente, el trabajo en el extranjero.

Elegir la empresa ideal

Una vez que hayas decidido mudarte al extranjero, asegúrate de que no sea sólo por la oportunidad de comer nuevas cosas, sino también por mejorar en tu carrera laboral en una empresa con reconocimiento. También puede ser un buen inicio en el mundo laboral, en numerosos trabajos en el extranjero se valoran tus competencias culturales, por lo que sin tener experiencia laboral o sin saber inglés puedes encontrar grandes oportunidades ahí fuera.

Intenta encontrar una empresa que valore tu potencial y te ayude con las tareas administrativas, la búsqueda de alojamiento, etc. Especialmente cuando no hablas muy bien el idioma, todo esto será un gran desafío. Algunas compañías realmente tienen dificultad en encontrar talento internacional, por lo que pueden ofrecerte un paquete de reubicación para que la mudanza sea más atractiva para ti.

¿Aún no estás seguro de si vivir en otro país es la decisión correcta? En este caso puedes probar suerte con una práctica primero. Asegúrate de obtener suficiente información sobre la compañía. Astrid, una expatriada nos dijo – que estudió en Francia y realizó unas prácticas en el extranjero – nos contó que las personas en prácticas no siempre son tratadas de la mejor manera. Puede suceder que tengas que enviar correos electrónicos todo el día – y nos referimos a enviar correos ya terminados, así que ni siquiera los escribes. Este tipo de experiencia no sólo arruinará tu percepción de la empresa, sino también de la ciudad o de todo el país. Al menos, esto es lo que le pasó a ella.

Seguros y números de seguro

¿Alguna vez te has preguntado qué necesitas para trabajar en el extranjero cuando se trata de seguros? No eres el único... Esta parte de tu carrera internacional es increíblemente difícil, no importa el país que elijas. Todos tienen diferentes prácticas y reglas que debes seguir para estar perfectamente cubierto. Robi de Bulgaria nos ha dicho:


“Si quieres trabajar en el Reino Unido, asegúrate de pedir un NIN (Número Nacional de Seguro), solo puedes solicitarlo una vez que estés en el país. Necesitas llamar para aplicar y luego recibes una carta para una entrevista. Tal vez puedas empezar a trabajar sin ella, pero tienes que solicitarla y dársela a tu empleador tan pronto como la tengas.”


En Alemania, por ejemplo, debes inscribirte en un seguro médico tan pronto como llegues. La parte difícil aquí es, que tendrás que elegir el seguro tú mismo, ¡y hay muchos! Pregúntele a tu empleador o a tus amigos que ya viven allí si tienen algún consejo y comienza a hacer tu investigación con anticipación.

Salario e impuestos

No es un secreto que mucha gente elige su trabajo de acuerdo al salario. Si eres uno de ellos, no olvides que tanto el salario medio como el mínimo varían de un país a otro. En Francia, el SMIC (salario mínimo) es de 1.521,22 euros al mes, en Alemania es un poco más alto con 1.557,00 euros, pero en España es mucho menor (1.050,00 euros). ¿Cuánto quieres ganar y dónde estarás dispuesto a hacer compromisos?¿Cúal es el precio de la vida? ¿Ganó en calidad o comodidad? ¡Pregúntate esto cuando decides mudarte al extranjero por un nuevo trabajo!


¡Pensar en el salario es crucial! Durante las últimas entrevistas de trabajo, los responsables de selección te preguntarán sobre tus expectaciones. Si no se ajustan al salario medio del país, tendrás que adaptarte.


Todas estas cifras se refieren al salario bruto, lo que nos lleva al siguiente punto: los impuestos. Por supuesto, cómo podría ser diferente, los impuestos nunca son los mismos. Esto nos lleva al aspecto más importante: ¡tu salario neto nunca será el mismo en varios países! Tenlo en cuenta al elegir tu próximo destino.

Hablando de impuestos, Elena, italiana expatriada en Frankfurt, también menciona una cosa muy importante:


“Cuando firmé un contrato de trabajo en Alemania, tuve que solicitar un número de identificación fiscal. Para evitar pagar impuestos adicionales en Italia, tuve que registrarme en el Consulado Italiano en Frankfurt. Por suerte, los dos países están en la UE, de lo contrario habría tenido que hacer muchas más cosas burocráticas.”


Finalmente, algunas ciudades en tu país de destino serán más económicas que otras, por lo que la cantidad de dinero que tendrás después de pagar tu alquiler, tus seguros, etc. variará. En este punto, es tu decisión: ¿Es suficiente para que vivas el momento o quieres ahorrar algo más?

Ocúpate de tu visado

Para los ciudadanos no europeos, el visado es un requisito fundamental de la expatriación. Sin él, no puedes hacer nada, y conseguirlo no es fácil, especialmente cuando tienes más de 30 años. Tendrás que encontrar un trabajo primero o demostrar que tus competencias son realmente necesarias en el país al que quieres ir.

Uno de los expatriados al que le preguntamos – es de Nueva Zelanda y trabaja en Francia – no podía dejar de hablar de este tema, porque quería estar seguro de que entendíamos la importancia y dificultad que es conseguirlo. Además, ¡lleva tiempo! Esto significa que debes empezar a preparar tus documentos con varios meses de anticipación.

Se trata de pasión


“Creo que diría que es importante tener una pasión por el país, el idioma, el trabajo que harás allí (y lo mejor: todo junto). Porque definitivamente no es “el camino fácil” y si tienes que atravesar la jungla administrativa o las diferencias culturales, entonces es definitivamente bueno saber siempre por qué estás haciendo esto.”


Esto es lo que dijo Amelie, alemana expatriada en Francia, y todos sabemos que Alemania es el líder de la burocracia. Pero menciona una cosa muy importante: la pasión. Si no te gusta lo que estás haciendo o dónde estás, cada paso que tomes será doloroso. Por lo tanto, asegúrate de no tomar tu decisión por la razón incorrecta y recuerda siempre: una vez hecho el trabajo de papel, vivirás la vida que siempre has querido, en la ciudad de tus sueños. Beberás vino en el Sena en París con la vista perfecta de la Torre Eiffel, disfrutarás de una copa de Sangría durante tus afterworks en la playa de Barcelona o pasearás por las lindas callejuelas de Berlín, comerás tu currywurst y descubrirás el mejor arte callejero que nunca hayas visto.

¿A qué esperas todavía? ¡Es hora de empezar a hacer las maletas! Uno de los raros expatriados holandeses que encontramos tenía algunas palabras bonitas para describir por qué siempre debes intentarlo y mudarte a otro país:


“Trabajar en el extranjero es una forma fantástica de descubrir un país. Tienes la sensación de viajar, pero también tienes esa impresión de seguridad cuando te quedas en un lugar determinado durante un tiempo y encuentras una buena manera de mantenerte. Puedes ver un nuevo lado del país que amas.”


¿Y tú? ¿Cuándo quieres mudarte al país de tus sueños?

 

¿Necesitas más información sobre cómo prepararte para trabajar en el extranjero? ¿O todavía tienes que responder a la pregunta más importante: “¿Estoy hecho para trabajar en el extranjero?” En este caso, no dudes en consultar nuestro blog. Tenemos toda la información que necesitas para estar seguro de que tomas la decisión correcta.